Un asesor de la Caja Rural del Sur atiende un cliente. Pueden conversar. Se ven, se oyen y pueden compartir documentos y notas. El asesor no está en una sucursal bancaria. El cliente tampoco. Pero están conectados a través de un tótem dotado con la tecnología necesaria para que la relación sea "como si de una visita presencial se tratase, cara a cara y generando registros y evidencias de los acuerdos alcanzados". Caja Rural del Sur, Vodafone y el Gobierno andaluz han presentado una solución tecnológica que facilitará el acceso a los servicios bancarios en aquellas zonas en las que no hay ninguna sucursal. Una situación que afecta a 170 pueblos.

Vodafone

Una de las muchas lecciones que ha dejado la pandemia es que la tecnología ha sido una herramienta imprescindible para que la sociedad siguiese funcionando. De hecho, la digitalización ha vivido un proceso de aceleración sin precedentes. Según los expertos, en unos meses se ha conseguido avanzar lo que hubiese llevado años.