Telefónica

La educación es el arma más eficaz para proteger a los jóvenes en la red

  • Formar a los padres y profesores es un paso imprescindible para concienciar

Uno de los dichos más pronunciados en los últimos años para referirse a las nuevas generaciones es que nacen con la tecnología debajo del brazo. No en vano, en 2020 casi un 70% de los niños y niñas (entre los 10 y los 15 años) disponía de teléfono móvil en España, según los datos de Statista.

Asimismo, como reveló la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el uso de la tecnología en 2019, la utilización de las nuevas tecnologías por parte de los menores se encontraba, en general, muy extendida. El uso de ordenador fue muy elevado (lo tenía el 89,7% de los menores) y aún más el uso de Internet (el 92,9%).

Sin embargo, esta sociedad más digitalizada desde edades tempranas no ha acompañado esta evolución de la integración de la tecnología en sus vidas con más seguridad. "Falta una cultura de pago por la seguridad. En este sentido, no ayuda el hecho de que el consumo en Internet sea principalmente pagado con datos y no con dinero, lo cual no es advertido como un pago por la mayoría de la gente", señala Luis Pablo del Árbol, experto de ciberseguridad de Telefónica Tech, el holding de Telefónica que engloba los negocios digitales de Ciberseguridad, Cloud, IoT y Big Data.

Y es que el mundo virtual conlleva unos riesgos frente al mundo físico, por lo que es importante conocer los problemas a los que se pueden enfrentar los niños y adolescentes cuando transitan por él. Los principales riesgos a los que se enfrentan los jóvenes son el ciberacoso escolar (cyberbullying), el sexting (envío de contenidos de tipo sexual a terceros) o el grooming online (acercamiento de mayores de edad a menores con fines sexuales a través de la red). Estos riesgos, aunque tengan su naturaleza en Internet, afectan tanto a la realidad online como offline.

"Entender que hay un negocio muy lucrativo y en qué consiste, a costa de nuestros datos e intimidad, no es sencillo, más aún cuando esa exposición suele ser voluntaria y nos reporta un beneficio. Tampoco ayuda la "sensación" de inmunidad que Internet da, por su uso en entornos de intimidad y aislamiento. Por último, existe un trasfondo tecnológico complejo, de un alto nivel de especialización que complica aún más entender qué ocurre "por detrás" de Internet. Todo esto junto hace que se priorice el beneficio que se obtiene frente al riesgo", apunta Luis Pablo del Árbol. Según un estudio realizado en 2018 por el grupo de Ciberpsicología de UNIR, en colaboración con el equipo Deusto Stress Research de la Universidad de Deusto, la problemática más prevalente de forma aislada para los jóvenes consultados fue el ciberacoso (30%), seguido del grooming online (8%).

Cuando confluyeron dos riesgos, las fórmulas más prevalentes de combinación fueron la del cyberbullying con el grooming online (12%) y la del cyberbullying con el sexting (5%). Según este estudio los delitos no ocurren de forma aislada y las combinaciones, como sufrir cyberbullying y practicar sexting, son más frecuentes de lo que parece. Por ello, formar a los padres y profesores es un primer paso imprescindible para concienciar a la sociedad de los riesgos que puede conllevar la interacción de los jóvenes en estos entornos digitales sin el conocimiento y el control necesario.

Además, el experto de ciberseguridad de Telefónica Tech cree que son esenciales las acciones formativas y de concienciación por parte de las administraciones públicas: "Por ejemplo, se pone mucho foco en las campañas de tráfico para prevenir accidentes en momentos clave de operaciones salida, contra el alcohol al volante, etc. Sin embargo, en seguridad digital, siendo algo que todo el mundo utiliza, no hay campañas masivas, en prime-time, con un objetivo masivo y de duración continuada. Es fundamental la concienciación procedente de campañas de información públicas y a través de redes sociales".

El 60% de los españoles –más de 17 millones- reconoce que lo primero y lo último que hace cada día es mirar su teléfono móvil. De media, usan el smartphone 4 horas y 10 minutos al día, siendo la consulta de las redes sociales el principal motivo (22,1%). Son datos de la VI Edición del Estudio sobre Adicción al Móvil elaborado por Rastreator. Un dato preocupante arrojado por el estudio es que el 44% de los jóvenes entre 18 y 24 años ya se considera adicto al móvil, 19 puntos por encima de la media nacional.

Luis Pablo del Árbol: "No ayuda que el consumo en Internet sea, sobre todo, pagado con datos y no con dinero"

'Cyberbullying'

El cyberbullying es el acoso escolar del mundo físico, llevado al mundo de Internet. Puede ser desde subir un vídeo o foto y compartirlo con el objetivo de hacer daño a la persona que aparece en el vídeo o la imagen, hasta hacer comentarios con mala intención en las fotos que comparte esa persona en redes sociales. Según una encuesta realizada por Save the Children en 2019 a 400 jóvenes de toda España, el 40% de los consultados sufrió acoso digital. Una práctica de la que fueron víctimas por primera vez entre los 8 y los 9 años, y que afectó en mayor medida a las niñas que a los niños. Mientras la mayoría fue por parte de un amigo o compañero del colegio, en casi el 16% de los casos se trató de una persona desconocida.

Desde Telefónica Tech señalan que "ante cualquier síntoma de estar sufriendo cyberbullying o conocer un caso se tiene que avisar inmediatamente a algún adulto para poder erradicarlo. Pero el primer paso es no ser parte del acoso. Hay que concienciarles de que lo primero es pararlo y no ser cómplice de un hecho que está penado y por el que se puede ir a la cárcel o sufrir una grave multa (aunque seas menor de edad)". También es importante desarrollar la empatía digital para que los adolescentes sean conscientes de que al otro lado de la pantalla hay una persona de carne y hueso con sus propios sentimientos y sensaciones.

'Sexting'

Este término hace referencia al envío de fotografías o vídeos producidos por uno mismo con connotación sexual a través del teléfono móvil u otro dispositivo con conexión a Internet. A este respecto, el informe EU Kids Online 2020 refleja que 1 de cada 10 menores europeos de entre 15 y 16 años afirma enviar mensajes con connotación sexual.

Luis Pablo del Árbol: "Al pagar damos al delincuente los fondos que necesita para seguir haciendo daño"

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) advierte de que las fotografías o vídeos de contenido sexual, en manos de la persona inadecuada, pueden constituir un elemento para extorsionar o chantajear al protagonista de las imágenes. De hecho, muchos adolescentes temerosos ante la posibilidad de que su sextorsionador pueda dar difusión a imágenes sensibles que le comprometerían públicamente puede tomar la decisión de acceder a su chantaje, que normalmente consiste en seguir enviándole fotografías o vídeos de carácter sexual, y, en casos extremos, realizar concesiones de tipo sexual con contacto físico.

'Grooming'

El grooming se produce cuando un adulto se hace pasar por un joven para obtener fotos personales y luego poder chantajearle o abusar de él o ella. Según Save the Children, uno de cada cinco jóvenes ha sufrido este tipo de acoso y el 15% en más de una ocasión. De media, la primera vez que sufrieron esta violencia fue con 15 años. Hay que tener en cuenta que el engaño es lento, ya que los niños y niñas no son conscientes de lo que les ocurre y no tienen las herramientas adecuadas para defenderse. Para evitarlo, desde Telefónica Tech recomiendan no agregar a perfiles sociales que no se conozcan, no chatear con personas desconocidas, mantener el perfil en redes sociales de manera privada y no dar información personal ni enviar fotos a desconocidos.

El sentido común como mejor defensa

Ante los peligros que entraña Internet la mejor defensa posible es el sentido común. De igual modo que no daríamos a cualquiera las llaves de nuestra casa, por ejemplo, tampoco debemos hacerlo con información sensible como contraseñas o números de teléfono. Asimismo, no hay que acceder a links extraños, ni emails ni descargarse programas sin verificar su procedencia porque pueden contener algún virus.

Además, es importante contar con herramientas que velen por la privacidad y la seguridad, como los antivirus o las copias de seguridad (backups). No en vano, según los datos del Eurobarómetro solo el 35% de los usuarios abren únicamente aquellos correos electrónicos procedentes de personas o direcciones que conocen, mientras que solo el 45% de la ciudadanía europea opta por instalar un antivirus o mejorar el que ya tenía. De hecho, a tenor de los datos de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), el 93% de las brechas de seguridad comienzan a partir de un simple correo electrónico.

El 44% de los jóvenes entre 18 y 24 años ya se considera adicto al móvil

Desde Telefónica Tech detectan que los delitos que más incidencia tienen y en los que es más fácil caer son aquellos orientados a suplantar identidades, comprometer los dispositivos que usamos o cometer fraude a nuestra costa. Por ejemplo, en el caso del gaming, es importante jugar de manera segura para evitar que un desconocido pueda robar la cuenta del videojuego y tener acceso, entre otros, a la tarjeta de crédito o a información personal del menor a través de vías como los chats.

Como señala Luis Pablo del Árbol, ante estos delitos "hay que denunciar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sea Guardia Civil o Policía Nacional, ya que entre otras cosas siempre resulta de gran ayuda en el caso de que haya una posible investigación ya en curso. En cualquier caso, nunca pagar. Eso no te asegura nunca la vuelta a la situación inicial que teníamos. Además estaríamos dando al delincuente los fondos que necesita para seguir haciendo daño".

Con todo, es fundamental dotar a padres y educadores de toda la información posible para que sepan cómo enfrentar este tipo de situaciones e inculquen a los jóvenes cómo disfrutar de Internet de manera segura.

*Más información en https://tupartner.telefonicaempresas.es/educacion/

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin