Hablemos de futuro. En colaboración con Santander
Hablemos de Futuro

Abriendo los sentidos a la inclusión social

  • Mara Zabala, Manager de Banca Responsable en Banco Santander, señala los sesgos sociales y las barreras físicas como las principales dificultades que encuentran las personas con discapacidad para integrarse en el mercado laboral
  • Las empresas están poniendo foco acciones de sensibilización para sus empleados, con el objetivo de construir equipos y sociedades más inclusivas
Madrid

El Instituto Nacional de Estadística revelaba en diciembre del año pasado que la tasa de paro para las personas con discapacidad sigue siendo más de 10 puntos superior a la de la población sin ella. Es por eso que organismos públicos, instituciones y empresas trabajan desde hace tiempo para concienciar y sensibilizar sobre la realidad de la discapacidad y la importancia de la inclusión social y laboral de este colectivo.

Mara Zabala, actual Manager de Banca Responsable en Banco Santander, lleva más de una década trabajando en entornos multinacionales ideando y gestionando proyectos en el ámbito de la sostenibilidad y la comunicación, especialmente impulsando la integración de las personas con discapacidad. Tal y como explica en declaraciones a elEconomista, una de las dificultades más destacadas que encuentra este colectivo a la hora de integrarse en el mercado laboral es "la existencia de los sesgos inconscientes", que empiezan ya en la entrevista de trabajo presencial. "Es posible tener enfrente a una persona que tiene un cerebro privilegiado, pero si, por su discapacidad, le cuesta la interlocución, puede provocar un rechazo del seleccionador, que puede presuponer que el entrevistado no tiene dicha inteligencia, pero es incorrecto".

Esta situación que describe Zabala es un claro ejemplo de los denominados sesgos inconscientes a los que tienen que hacer frente las personas con discapacidad. Por eso, la formación por parte de las empresas de sus responsables de recursos humanos se revela como esencial. Y no solo eso, pues Zabala también manifiesta la necesidad de concienciar a las compañías de headhunting, especializadas en selección de personal, que cada vez más actúan como intermediarias entre los candidatos al puesto de trabajo y la empresa que oferta la vacante.

La formación por parte de las empresas de sus responsables de recursos humanos se revela como esencial

Aunque "el abanico de la discapacidad es muy amplio y los obstáculos, por tanto, son muy diversos", Zabala señala también "las barreras físicas o arquitectónicas" como otro de los inconvenientes más destacados para el colectivo y su integración al entorno laboral. Y es que, como ejemplo, "una persona en silla de ruedas (la propia Zabala utiliza silla de ruedas y cuenta su día a día en el perfil de Instagram @rockingwheels) necesita baños adaptados o una alternativa a las escaleras". Otras discapacidades también necesitan de una adaptación del puesto de trabajo y "si las empresas no están dispuestas a darla, pues también puede suponer una barrera". Así, tecnologías accesibles como el headmouse (ratón que se controla con gestos faciales) o los teclados virtuales ya se están aplicando en algunas empresas, demostrando que la tecnología puede ayudar a las personas con discapacidad a tener un puesto de trabajo.

En este sentido, Banco Santander ha realizado distintas reformas en su sede corporativa de la Ciudad Financiera para que cualquier persona, independientemente de sus capacidades funcionales, pueda acceder y desplazarse por ella sin dificultad. Una adaptación que le hizo recibir el pasado año la acreditación SOLIDUN de la Fundación La Salle Parque de Innovación de Servicios para las personas. Medidas que han abarcado desde la adecuación de aseos y duchas, hasta la instalación de bucles de inducción y aplicativo sonoro de paradas en los 60 ascensores de los edificios, pasando por la adecuación de rampas en los aparcamientos para facilitar el acceso a los edificios o la instalación de puertas automáticas en todos ellos, entre otras mejoras.

Zabala explica que las Asociaciones u ONG contribuyen también a que la accesibilidad sea posible, aportando material, y que tecnologías como las mencionadas anteriormente son softwares de acceso libre, "por lo que la inversión no puede ser un hándicap".

Sensibilizar a los empleados

Los empleados son el activo más importante de una empresa. Por eso, si una compañía quiere tener un impacto positivo en la sociedad, debe comenzar este trabajo a nivel interno. "Las compañías están poniendo foco en realizar acciones de sensibilización", afirma Zabala. Solo así, la relación de las personas con discapacidad con el resto del equipo se podrá realizar en términos de integración total. Es el caso de Abre tus sentidos, una iniciativa formativa y de concienciación sobre la realidad de la discapacidad llevada a cabo por Banco Santander con Fundación Universia. Desde el año 2018 cientos de profesionales de su sede corporativa han vivido esta experiencia, en la que "se ponen en la piel de una persona con discapacidad a través de talleres vivenciales, gracias a los cuales la concienciación es mucho mayor", explica Zabala.

La relación de las personas con discapacidad con el resto del equipo se podrá realizar en términos de integración total

Así, a través de Abre tus sentidos, los empleados de Santander conocen la Lengua de Signos Española, experimentan las dificultades de desplazarse con una silla de ruedas o descubren los inconvenientes que encuentran a la hora de limitar su sentido de la vista o su movilidad.

También, a través de la Fundación Universia, Santander organiza sesiones de concienciación y trabajo en equipo, donde empleados y universitarios en prácticas del banco viven y reflexionan sobre la discapacidad en primera persona. Además, en colaboración con Naciones Unidas, a través de su Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, persigue una inclusión educativa global que se ha traducido en la iniciativa SOMOS, cuyo manifiesto reivindica una universidad inclusiva de calidad para todas las personas. "Con SOMOS buscamos un cambio real dentro y fuera de las aulas: conseguir un entorno accesible, arquitectónico, social y tecnológico, para que los estudiantes con discapacidad sean uno más del grupo", señalan desde Fundación Universia.

Los beneficios

"En una economía global, donde nuestros clientes son de diferentes perfiles, construir equipos diversos favorece diferentes puntos de vista que mejoran muchísimo la perspectiva que tienes a la hora de innovar y crear soluciones para tus clientes", afirma Mara Zabala. "La diversidad implica respetar la forma de ser de cada uno y cuando una empresa respeta a las personas mejora la atracción y la retención del talento, pues los empleados son mucho más afines a la compañía y se sienten más orgullosos de pertenecer a ella".

Esto, como añade Zabala, "se traslada a la esfera personal de cada trabajador" y, en última instancia, se traduce en "una sociedad más inclusiva".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint