Estar donde estés. Ofrecido por el Banco Sabadell
Estar donde estés: Negocio

¿Quieres vender más? Fíjate en tu competencia

Imagen: iStock

Cuando abrimos un negocio lo primero que tenemos en cuenta es nuestro target, para ello, hacemos un estudio de campo y analizamos minuciosamente el lugar donde nos encontramos. Sin embargo, ese estudio debe ser revisado cada cierto tiempo, porque el mercado sufre muchos movimientos y lo que funcionaba ayer, igual hoy ha quedado obsoleto. Por tanto, para que un negocio funcione se debe analizar el mercado de manera constante y no dejar nada al azar. Nuestro proyecto debe adecuarse al devenir de los tiempos. Estos son algunos consejos para mejorar las ventas en tu negocio:

1.) Actualizar estudio de campo. Lo primero que tenemos que saber es cuál es nuestro target o público objetivo y si lo podemos encontrar en la zona en la que tenemos o queremos tener nuestro negocio. Es muy importante hacer estudios cada poco tiempo, ya que los barrios cambian y puede suceder que, en la zona donde hace un tiempo funcionaban unos productos ahora ya no sean demandados. Si detectamos a tiempo este problema podremos buscar soluciones en base a las demandas de los que tenemos cerca. Los negocios están en constante evolución.

2.) Precios. Es importante saber que nuestros precios no pueden depender solo de la competencia, ya que cada empresa tiene un criterio y se adapta a él. Saber el coste de los productos de los demás nos puede ayudar a calcular los nuestros pero no podemos dejarnos arrastrar por la competencia porque a veces eso nos puede llevar a tirar los precios. Tenemos que saber aguantar, y plantear nuevos modelos. Creemos que la fórmula milagrosa es cobrar menos que los demás pero no es así.

3.) Mirar hacia las grandes empresas. La competencia en sí no es mala, en ocasiones nos ayuda a crecer y a superarnos. A veces, es la competencia la que nos hace arriesgarnos a hacer cosas nuevas y a innovar. No podemos evitarla porque el mercado es libre y está en continuo movimiento. No solo tenemos que mirar lo que tenemos más cerca, también debemos fijarnos en las grandes empresas porque de ellas podemos extraer ideas. Un pequeño comercio no puede competir con las grandes cadenas en cuanto a diversidad pero sí puede plantarles cara respecto a la calidad de algunos productos, a la comodidad o la cercanía.

4.) Cercanía y confianza. Si tenemos un producto y sabemos tratarlo bien podemos atraer a los usuarios y hacer clientela. Muchas personas priorizan la cercanía y la confianza al precio o la rapidez. Debemos hacer ver a nuestros clientes que, si hay algún tipo de problema con la compra, pueden reclamar y obtener una solución al momento. Son los pequeños detalles los que pueden hacer que nos desmarquemos de los demás. Por ello, hay que pensar qué cosas podemos ofrecer que aporten un valor añadido al producto que vendemos.

5.) Diversificación. No debemos apostar todo a una sola carta. Tenemos que diversificar, ampliar el negocio y ofrecer productos relacionados que puedan atraer a más posibles clientes. Existe una regla en los negocios que dice que un solo comprador no debe representar más del 20% del total de tus ventas. Por tanto, hay que abrirse a nuevos productos, dentro de nuestras posibilidades. Si tenemos una tienda de zapatos, podemos introducir poco a poco otro producto como pueden ser bolsos o cinturones, por ejemplo. También podemos optar por hacer todo lo contrario y buscar la especialización, es decir, centrarnos en la venta de un determinado producto y ofrecer varias posibilidades diferentes. Puede ser una manera de marcar la diferencia con los demás. Nos asociarán a los productos que vendamos y confiarán en nosotros.

6.) Negocio online. En los tiempos en los que nos encontramos es importante estar posicionado. Aunque nuestro negocio sea nuevo o pequeño debe tener presencia en Internet. Podemos anunciar ofertas, o simplemente mostrar nuestros productos. Contar en una página web, a través de la cual se pueda vender, ampliará nuestro negocio y lo hará global. Eso sí, si no tenemos los medios para satisfacer las exigencias de los clientes es mejor no ofrecer los productos online; solo lo haremos si contamos con la infraestructura suficiente para llevarlo a cabo.

7.) Ofertas y promociones. El mercado es integral, a través de Internet podemos comprar todo tipo de productos en casi cualquier lugar del mundo, por ello debemos ofrecer ofertas y promociones para que los clientes opten por los productos que tenemos. Las redes sociales son esenciales para promocionar nuestros descuentos. También podemos hacer sorteos y regalar premios a quienes compartan nuestros productos en la red. Nos posicionará y nos dará a conocer.

8.) Cumplir con las promesas. Debemos ser sinceros, nuestros clientes nos lo agradecerán, si no tenemos un producto o creemos que no vamos a poder conseguirlo no debemos crear falsas expectativas. Las mentiras siempre llevan a otras mentiras, lo mejor es ser sinceros y decir la verdad.

9.) Motivación. Para vender hay que estar de buen humor y ser amables. La atención cara al público no es fácil pero debemos ofrecer nuestra mejor sonrisa. Si no nos creemos lo que tenemos, no conocemos nuestros productos y no sabemos explicarlos, no vamos a poder venderlos. La motivación es importante para superarnos cada día y, a su vez, para que nuestros clientes se sientan a gusto cuando entren en nuestra tienda.

Por tanto, si queremos vender más debemos arriesgar, no podemos estancarnos en la venta de un producto perpetuamente. Tenemos que conseguir atraer a los clientes con ofertas, promociones y todo tipo de anuncios que llamen su atención. Debemos estar siempre alerta del mercado, tanto del global para actualizar nuestros productos, como de los más cercanos para no quedarnos atrás y ser competitivos. Además, debemos dar facilidades a los usuarios y tratarlos bien. La sinceridad y la cercanía es un plus necesario que en ocasiones marca la diferencia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0