Estar donde estés. Ofrecido por el Banco Sabadell
Estar donde estés: Negocio - Junio 2019

Diez cosas que debes saber para el traspaso de un negocio

Imagen: Istock.

Un traspaso es una alternativa al cierre de un negocio. El cese puede ser por una jubilación, por escaso rendimiento o por agotamiento. En nuestro país existen alrededor de tres millones de pymes y pequeñas empresas que emplean a aproximadamente 16 millones de personas, según datos aportados por el ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Si te interesa la idea de emprender, o de fundar una empresa, puede que la opción del traspaso te interese. Con un traspaso podrás coger las riendas del negocio y continuar con su actividad. Pero antes, hay que estudiar bien las cuentas para saber si ese negocio es viable. Estos son algunos de los consejos a seguir en el traspaso de un negocio:

1.) Haz una valoración general de negocio. Si estás pensando en emprender y tienes la opción de coger el traspaso de un negocio tienes que intentar obtener la mayor cantidad de información posible. Para empezar, hay que tener conocimiento de las ventas, de la cartera de clientes y del precio de la renta mensual por el alquiler del local. Además, es importante saber cómo están las cuentas, si el actual dueño tiene pérdidas o beneficios, si vamos a poder contar con todo el mobiliario, etc.

2.) Solicita asesoramiento profesional. Es muy importante contar con un asesor fiscal y financiero que nos guie en el proceso. Un experto nos ayudará a comprender los pormenores del negocio, las posibilidades económicas, la viabilidad del mismo y las obligaciones fiscales generadas por el traspaso.

3.) Estudia las opciones legales. Este apartado está relacionado con el anterior y es que es imprescindible saber cuáles son las opciones que tenemos. Existen dos escenarios distintos. Por un lado, se puede constituir una nueva sociedad y empezar de cero el negocio. En ese caso, el vendedor se desprenderá de la cartera de clientes, del activo existente y realizará el traspaso del alquiler. Por otro lado, si el comprador pretende continuar con la actividad, comprará todas las acciones y participaciones de los socios. De esta manera, mantendrá la misma sociedad de cara a proveedores y clientes y no se producirá traspaso de alquiler, puesto que la actividad continúa con otro dueño.

4.) Aporta visibilidad. Si eres el que traspasa el negocio tienes que darlo a conocer. Cuanta más gente sepa que buscamos comprador, mucho mejor. Además de poner un cartel en la puerta, podemos poner un anuncio en internet, en prensa local, y usar el boca a boca a través de nuestros clientes, familiares, vecinos y amigos. Toda visibilidad es poca porque el proceso puede ser complicado. Si eres el receptor del negocio también es importante publicar que el negocio continúa para no perder clientes y a la vez captar otros nuevos.

5.) Fija el precio por arriba y por abajo. Tanto para el que traspasa como para el que adquiere el negocio, es importante fijar un precio máximo y un mínimo. El precio mínimo, fijado por el vendedor, deberá cubrir todos los gastos: los pagos pendientes, las deudas, los sueldos e indemnizaciones y un remanente de beneficios. El precio máximo aportará beneficios y un margen de negociación. Será el punto de partida y a partir de ahí se bajará el precio.

6.) Elabora un contrato de traspaso. Es obligatorio redactar un contrato mercantil de traspaso de negocio que plasme por escrito las condiciones generales del acuerdo. Todo tiene que quedar escrito y detallado. Este contrato se realiza para reflejar las medidas de trasmisión de una explotación económica a un nuevo titular.

7.) Estudia las posibles reformas e inversiones. Antes de firmar hay que hacer cuentas. No es lo mismo adquirir un negocio listo para continuar que tener que invertir dinero en hacer reformas para poder ponerlo en marcha. Hay que estudiar el estado del local y de las prestaciones necesarias para su explotación.

8.) Ten en cuenta los impuestos. La operación de traspaso de un negocio en su totalidad no está sujeto a IVA, en principio, ni al impuesto de trasmisiones provisionales (ITP), si la actividad continúa. Sin embargo, si los bienes son puestos a la venta durante el traspaso, sí están sujetos al impuesto sobre el valor añadido. Por su parte, las trasmisiones de vehículos e inmuebles están sujetos al impuesto de trasmisiones patrimoniales. En cuanto a lo que respecta al local, si el propietario recibe un porcentaje por el traspaso deberá tributar por ello. La renta recibida por el traspaso se declarará como ganancias patrimoniales. Si el inquilino es una sociedad deberá tributar en el impuesto de sociedades.

9.) Pide una señal. En toda negociación hace falta una señal, que servirá de garantía para que el proceso concluya sin problemas ni incidentes. Normalmente el comprador deposita un 10% del precio final de la operación, que perderá si finalmente rompe los acuerdos alcanzados hasta ese momento. Si todo transcurre con normalidad ese 10% se restará de la operación final.

10.) Participa en el traspaso de poderes. Si la actividad continúa tras el traspaso, lo ideal es que durante un tiempo el antiguo propietario permanezca en el negocio junto con el nuevo para asegurarse de que la actividad continúe sin incidencias. De cara a los clientes y proveedores todo debe parecer igual y sin grandes sobresaltos. Tras unas semanas de gestión conjunta el nuevo propietario cogerá las riendas y empezará a trabajar de manera autónoma.

El traspaso de un negocio es una inversión, pero antes de adquirirlo hay que estudiar las cuentas, el mercado y nuestras posibilidades. No es lo mismo un negocio que se traspasa por jubilación, que uno que no está obteniendo buenos resultados, y que por eso echa el cierre. Por ello, es importante tener en cuenta hasta dónde podemos llegar y valorar el coste económico y humano.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0