Estar donde estés. Ofrecido por el Banco Sabadell
Estar donde estés: Negocio

Preguntas y respuestas del Fondo de Recuperación Europeo

  • El 45% de las empresas en España aspira a optar a estos recursos

Para ayudar a reparar los daños económicos y sociales causados por la pandemia del coronavirus, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los dirigentes de la Unión Europea (UE) han acordado un plan histórico de recuperación que tiene como objetivo liderar el camino hacia la salida de la crisis y sentar las bases para una Europa más moderna, digital y sostenible.

Bajo el nombre de Next Generation EU, también conocido como Fondo de Recuperación Europeo, se enmarcan 750.000 millones de euros que la UE distribuirá a los Estados miembros en forma de transferencias y de préstamos. Además, desde el informe elaborado junto a KPMG, 'Guía práctica sobre los fondos europeos de recuperación', cuando se habla de fondos europeos se hace referencia a la combinación del Marco Financiero Plurianual 2021- 2027, que se ha incrementado un 12%, y del fondo Next Generation EU. En total supondrán el mayor paquete de estímulo jamás financiado a través del presupuesto de la UE con un total de 1,8 billones de euros destinados a reconstruir Europa.

A este respecto, los 750.000 millones de euros se canalizarán a los Estados miembros en dos tramos: 390.000 millones en subvenciones y 360.000 millones en préstamos. Los fondos que podrá recibir cada Estado miembro se han determinado atendiendo a criterios de impacto de la pandemia y de mayores necesidades de resiliencia. España tiene la opción de acceder a 140.000 millones de euros de los cuales 72.000 millones serán ayudas a fondo perdido. Con esta cuantía, será el segundo país más beneficiado por detrás de Italia.

Si bien la economía española liderará la recuperación económica de la UE este año gracias a una expansión del producto interior bruto (PIB) del 5,6%, dos décimas más de lo que había proyectado anteriormente la Comisión Europea, el año pasado España sufrió una contracción del 11% debido a la crisis provocada por la COVID-19, su mayor hundimiento anual en la serie que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE), que arrancó en 1970. Durante la anterior crisis económica, la mayor caída del PIB fue del 3,8% en el año 2009.

Son muchas las incógnitas que surgen en relación a estas ayudas y todavía quedan muchos detalles que van a ir concretándose a medida que se empiecen a materializar los fondos. De momento, estas son las preguntas más planteadas por los empresarios:

¿Qué objetivo tienen estos fondos?

Lograr una Europa más resiliente, digital y sostenible. Este podría ser el resumen. Como explica la Comisión Europea, más del 50% del importe apoyará la modernización, por ejemplo, mediante la investigación y la innovación, con el Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia (MRR), el React-EU, el programa de innovación Horizonte Europa o los fondos del InvestEU y a través del Instrumento de Inversiones Estratégicas. La inversión en digitalización se dedicará íntegramente a desplegar la estrategia Agenda España Digital 2025, que es la hoja de ruta que ha establecido el Ejecutivo español.

Cabe destacar que la lucha contra el cambio climático y la transformación en clave sostenible, con el 30% de los fondos, y la digitalización, con un 33% del total de los recursos en el caso de España (por encima del mínimo del 20% fijado por la UE), son los dos ejes transformadores. La igualdad de género y la cohesión social y territorial se incluyen como ejes transversales clave. El Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia también desarrolla 10 políticas palanca que integran 30 líneas de actuación. "Los fondos van a tener una cobertura muy amplia y van a ser muchos los sectores que se beneficien de ellos, impulsando el tejido empresarial y ayudando tanto a grandes como a pequeñas y medianas empresas", señala Blanca Montero, Subdirectora General, Directora de Negocios Institucionales y Responsable de Fondos Europeos de Banco Sabadell.

Puede interesarte: Los vectores de transformación del Fondo de Recuperación Europeo

¿Cuáles son los criterios para optar a los fondos?

Para recibir apoyo del MRR, los Estados miembros deben elaborar planes nacionales que establezcan sus programas de reformas e inversiones hasta 2026. De este modo, cada plan de recuperación y resiliencia deberá incluir un mínimo del 37% del gasto para acciones relacionadas con la protección del clima, en consonancia con el Pacto Verde Europeo, mientras que un 20% se invertirá en proyectos relacionados con la transición digital en Europa (en España es un 33%). "Los fondos europeos están sujetos a condicionalidad, deben cumplir las prioridades marcadas por la UE y las recomendaciones del Consejo Europeo para España, lo cual implica que el cumplimiento de los objetivos e hitos marcados será objeto de revisión periódica por parte de Bruselas", apunta Montero.

Puede interesarte: El Fondo de Recuperación Europeo y la digitalización en España

En este sentido, como explican desde KPMG, se publicará un cuadro de indicadores con el objetivo de informar acerca de los avances en la aplicación del MRR y de los planes nacionales. Los países recibirán un anticipo del 13% del total asignado cuando sus planes de recuperación y resiliencia sean aprobados. Además, los Estados miembros deben presentar informes semestrales con carácter periódico, en el marco del Semestre Europeo, acerca de los avances en la realización de compromisos de reforma, y dichos informes deben reflejarse debidamente en los programas nacionales.

¿Cómo se van a distribuir los fondos en España?

En base al Real Decreto-ley 36/2020, del 30 de diciembre del pasado año, España contaría con tres líneas de distribución de los fondos europeos. En primer lugar, se encuentran los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), una nueva figura de colaboración público- privada con la que se identificarán aquellos proyectos estructurales con gran capacidad de arrastre para el crecimiento, el empleo y la competitividad de la economía española.

En segundo lugar, habrá subvenciones para la financiación de activos privados, a través de convocatorias de concurrencia competitiva y que exigen financiación público- privada. Y, en tercer lugar, contratos para la financiación de activos públicos, a través de licitaciones. La financiación puede ser 100% pública o público- privada (concesiones).

Puede interesarte: El Fondo de Recuperación Europeo, motor de la reactivación

"El Gobierno pretende que, en este plan de inversiones públicas, haya una tracción del sector privado, con un efecto multiplicador que permita que por cada euro público se inviertan otros cuatro euros desde el ámbito privado. Para conseguirlo, es imprescindible que exista una importante colaboración público- privada y un papel activo de las entidades financieras", indica Montero.

¿Quién gestionará los recursos?

Estarán involucrados los órganos creados, la Comisión para la Recuperación, Transformación y Resiliencia; un Comité Técnico, que dará soporte técnico y legal a la Comisión; la Conferencia Sectorial, presidida por el Ministerio de Hacienda, y que servirá para canalizar la participación de las comunidades autónomas; y los Foros Consultivos de expertos y agentes sociales. "Va a resultar fundamental que se establezca una relación fluida entre el Gobierno y las comunidades autónomas, y entre el ámbito público y el privado", sentencia Montero.

¿Cómo se accede a los fondos?

Según una encuesta realizada por KPMG y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el 45% de las empresas en España aspira a optar al Fondo de Recuperación Europeo, pero la práctica totalidad de las pymes asegura tener un importante desconocimiento sobre el funcionamiento del mismo. Como asegura Montero, "los empresarios van a tener que estar muy atentos para informarse acerca de las numerosas convocatorias que publicarán los ministerios, los organismos dependientes, las comunidades autónomas o las entidades locales. Para ellos, va a suponer un reto, pero, también, una gran oportunidad".

Para poder acceder a estos fondos, las empresas deberán seguir diferentes cauces dependiendo de si optan a subvenciones y contratos o de si se decantan por participar en un PERTE o presentar alguno. Las dos primeras modalidades, subvenciones y contratos, se regulan por legislaciones diferentes, con criterios y obligaciones distintas, que podrían verse afectados por el Real Decreto-ley aprobado por el Gobierno y los reglamentos comunitarios.

En este contexto, como explican desde KPMG, no existe especificación sectorial o por tipo de actividad más allá del que venga determinado por la adecuación del sector con los objetivos del plan. Podrán acceder a los fondos los proyectos nuevos o en ejecución desde el 1 de febrero de 2020.

En este sentido, el Real Decreto-ley reconoce tres instrumentos de colaboración público- privada para la ejecución de los fondos: las agrupaciones, que deberán constituirse antes de la solicitud y no podrán disolverse hasta que haya transcurrido el plazo de preinscripción o, en el caso de que la ayuda sea en forma de préstamo, este se haya amortizado; los consorcios, que deberán contar con un informe favorable previo del Comité Técnico y que se relacionarán solo con un proyecto concreto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia; o las sociedades de economía mixta, que estarán formadas por una mayoría de capital público con capital privado.

"El Fondo de Recuperación Europeo es un reto porque pretende impulsar una transformación del modelo productivo español bajo las premisas de la sostenibilidad, la digitalización y la cohesión social y territorial y la igualdad; y, todo ello, con un plazo temporal muy exigente para su desarrollo, que requerirá una buena planificación por parte de todos, ya que nos jugamos la competitividad como país", sostiene Montero.

Puede interesarte: Empleo, deuda pública y fondos europeos: los retos de la economía para 2021

Eso sí, Montero advierte que las ayudas y las subvenciones nunca serán del 100%, por lo que es muy importante que las empresas revisen sus estrategias, preparen sus estructuras financieras y su capacidad de endeudamiento. Es por ello que el papel de las entidades financieras será clave, tanto para complementar las necesidades económicas que tengan las empresas, como para ofrecerles un servicio de información, de asesoramiento profesionalizado y de acompañamiento en el proceso.

¿Cuál es el calendario previsto?

De acuerdo con los plazos establecidos por las autoridades comunitarias, los fondos no llegarán hasta mediados de 2021. No obstante, el Gobierno es partidario de comenzar a movilizarlos lo antes posible. En enero comenzó el plazo para la presentación oficial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia a la Comisión Europea. Esta dispone de dos meses para evaluarlo, mientras que el Comité Económico deberá valorar el cumplimiento de los objetivos en un plazo máximo de cuatro semanas desde su recepción.

A partir de aquí, algunas de las fechas claves, como ha recogido KPMG, son las siguientes:

- Abril 2021. Finaliza el plazo para la presentación oficial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia a la Comisión Europea.

- Junio 2021. Finaliza el plazo máximo para que la Comisión Europea emita su dictamen.

- Julio 2021. Finaliza el plazo máximo para que el Consejo Europeo emita su dictamen.

- Diciembre 2022. Fecha límite para que el 60% del MRR esté comprometido.

- Diciembre 2023. Fecha límite para que el 100% del MRR esté comprometido.

- Diciembre 2026. Fecha límite de ejecución de proyectos.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin