Estar donde estés. Ofrecido por el Banco Sabadell
Estar donde estés: Negocio

Crecer hasta un 10% en plena crisis: ElPozo y sus claves para afrontar con éxito la 'nueva normalidad'

  • Al contar con una oficina comercial en Shanghái pudieron planificarse
  • Es la marca más presente en los hogares de los españoles

Hace 84 años, Antonio Fuertes Sánchez inauguró en su casa ubicada en el número 9 de la calle Pozo Concejil de Alhama de Murcia una charcutería que fue el germen de lo que hoy es ElPozo, perteneciente al Grupo Fuertes. Este holding, que aglutina a una veintena de empresas con un potente núcleo agroalimentario, emplea en la actualidad a más de 7.000 profesionales y factura más de 1.600 millones de euros al año.

Dentro del grupo, ElPozo supone dos terceras partes de los empleos y de los ingresos, y actualmente su papel durante la pandemia está siendo clave. Como reconocía Rafael Fuertes, director general de ElPozo en el webinar ¿Cómo nos preparamos para el cambio y la nueva normalidad? Conversando con el Grupo Fuertes, organizado por HUB Empresa de Banco Sabadell, "la primera línea de defensa es la sanitaria, la segunda, las fuerzas del orden público y la tercera es la alimentaria".

De hecho, durante el estado de alarma, el de la alimentación y bebidas ha sido el sector que más cuota de mercado ha mantenido, según los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que, a partir de las interacciones con Terminales de Punto de Venta (TPV) del banco, permite analizar en tiempo real la evolución económica.

Puede interesarte: La COVID-19 irrumpe en los resultados de las empresas de alimentación y bebidas

No obstante, según el 'Informe Económico Anual' de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), este sector podría perder este año hasta 10.000 millones de euros y se espera que pueda alcanzar cifras similares a las precovid en 2022. Una realidad que no es la de ElPozo que, como reconoce Rafael Fuertes, está cumpliendo con el objetivo "de crecer entre un 8% y un 10%". ¿Cuál es su secreto?

Previsión, previsión y más previsión

Más vale prevenir que curar. Este famoso refrán es el que llevan aplicando en ElPozo desde el principio. Cuando el virus todavía no corría como la pólvora causando miles de contagios diarios, en la fábrica de la firma ya controlaban la temperatura a sus empleados, se les proporcionaba equipos de protección, se prohibían las visitas externas, se cancelaban reuniones presenciales y se facilitaba el teletrabajo. Unas medidas que han permitido que ElPozo no frene su actividad.

"Al contar con una oficina comercial en Shanghái comprobamos en primera persona lo que estaba ocurriendo y supimos que había que prepararse, lo que nos permitió planificarnos", explica Rafael Fuertes. La compañía creó un comité de crisis en el que se hacía el seguimiento de todos los indicadores para poder tomar las mejores decisiones.

Puede interesarte: Cómo implementar y gestionar un gabinete de crisis en tu empresa

Un comité que sigue activo. "La materia prima que tienen los ejecutivos para tomar decisiones es la información", expone Fuertes. En un contexto como el actual, marcado por los rebrotes aislados, el director general de ElPozo advierte que "para los meses de septiembre- octubre puede haber un rebrote general, pero no creemos que llegue a los niveles de lo que ya hemos pasado". "Aun así, no tenemos que bajar la guardia", exclama.

El valor de la marca

Por quinto año consecutivo, la marca ElPozo ha vuelto a ser la más presente en los hogares españoles, según el ranking 'Brand Footprint' elaborado por la consultora Kantar Worldpanel. Así, ocho de cada diez familias eligen sus productos, adelantando a compañías como Coca-Cola. Y es que "la marca no es un logotipo, es una cultura", exclama orgulloso Rafael Fuertes.

Una de sus señas de identidad han sido la investigación y la innovación constante. De hecho, la pandemia ha acelerado enormemente la digitalización en la sociedad y en ElPozo ya llevan trabajando una década en ello con el objetivo de contar con ventajas competitivas. Siempre siendo conscientes de que "la tecnología es un complemento a las personas". Fuertes destaca, por ejemplo, su "modelo de integración vertical en el que podemos intentar secuenciar la causa- efecto de la cadena de valor".

En agosto del año pasado, la firma fue premiada en los WfMC Awards for Excellence Business Transformation, un galardón de ámbito internacional, por la implementación de una aplicación que le ha permitido reducir en un 65% el tiempo en la comercialización de nuevos productos, resolver un 80% de los errores, eliminar el 100% de la repetición de tareas, aumentar el 85% de la productividad y optimizar el 90% del trabajo y de la comunicación interna.

Puede interesarte: Cómo gestionar el aspecto humano dentro de una empresa en la era de la digitalización

El campo del futuro

Junto a la digitalización, otro de los ejes fundamentales de las empresas europeas para el futuro pasa por la sostenibilidad. Así lo pone de manifiesto la Comisión Europea, que identifica la economía verde como uno de los pilares sobre los que reconstruir la economía. En este sentido, ha propuesto dotar con 10.000 millones de euros el Fondo para la Transición Justa, previsto para ayudar a las regiones más afectadas por la transición ecológica.

Y es que en 2050 seremos casi 10.000 millones de personas en el mundo, según la ONU. Eso son muchas bocas que alimentar. Un gran problema cuando la tierra cultivable no deja de descender. Solo en España, según datos del Banco Mundial, se ha pasado de 0,53 hectáreas por persona en 1961 a 0,27 en 2015.

En lo que respecta al sector agroalimentario, Rafael Fuertes cree que España necesita "industrializar el campo", de manera que el proceso productivo sea más eficiente. "Las granjas y huertos de 1950 no tienen nada que ver con las del 2000 ni con lo que serán en 2050. Tenemos que trabajar mucho en la sostenibilidad de lo que quiere la gente. Por un lado, que haya empleo para que la gente joven no tenga que emigrar y, al mismo tiempo, ser responsables con el medio ambiente. Es lo que se conoce como granja ecológica".

A este respecto, un grupo de investigadores de la Wageningen University & Research (Países Bajos) ha creado el proyecto 'Granja del Futuro', en el que se implementan nuevos métodos de cultivo y tecnologías, como el uso de drones para optimizar y minimizar el uso de fertilizantes y pesticidas artificiales.

Puede interesarte: El sector hortofrutícola busca dar un paso hacia adelante en su crecimiento exterior

La eficiencia no solo se demanda en los procesos productivos, sino también en la calidad de vida. Según un estudio de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) publicado en 2018, el 95% de los consumidores incluye platos preparados en su cesta de compra debido al factor de conveniencia, la falta de tiempo y la escasez de habilidades culinarias. Si bien el 46% afirmó que consumiría más productos de este tipo si la oferta de recetas saludables fuera más amplia. Tanto es así, que cada vez más supermercados compiten con bares o restaurantes en la comida para llevar.

Puede interesarte: ¿Cuánto y cómo comprarán los consumidores?

"Cada vez se vende menos producto y más soluciones y este vector va a ir in crescendo. El consumo en España fuera del hogar se sitúa entre el 20% y el 25% cuando en países como en Estados Unidos está en el 50% y en otros como Japón, en el 90%. Cada vez más el vender tiempo eficiente a los consumidores se une a los componentes de placer y de salud", indica Rafael Fuertes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin