Estar donde estés. Ofrecido por el Banco Sabadell
Estar donde estés: Negocio

¿Cómo me afecta el cambio del sueldo mínimo?

Imagen: Dreamstime

La subida del SMI ha traído mucha controversia, algunos organismos como la CEOE o el propio Banco de España se han mostrado en contra porque auguran que destruirá muchos empleos. Sin embargo, el SMI de España es el décimo de los países de la Unión Europea

El pasado mes de diciembre entró en vigor el Real Decreto por el que se fijó la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros mensuales, con 14 pagas. Por tanto, si el empleado tiene las pagas prorrateadas deberá cobrar un total de 1.050 euros brutos mensuales, o lo que es lo mismo 12.600 euros brutos anuales. Esto quiere decir que las empresas están obligadas por ley a abonar ese sueldo, como mínimo, a cada trabajador por una jornada completa de 40 horas semanales, salvo algunas excepciones.

¿Cómo afecta esto a las empresas?

En la actualidad no existe ningún estudio que pruebe de manera fehaciente si esta subida afecta positiva o negativamente al empleo en nuestro país, ya que nunca se había producido un aumento tan elevado como este, de en torno al 22%, unos 150 euros mensuales. Sin embargo, desde el primer momento las pequeñas y medianas empresas han puesto el grito en el cielo señalando que son las principales afectadas por este ascenso.

La subida del SMI se puede ver desde múltiples perspectivas. El primer organismo en hablar fue la patronal de los empresarios, la CEOE, que manifestó que la subida del salario mínimo cuestionaría el diálogo social y que traería efectos negativos a la negociación colectiva. Además, estimó que esta subida costaría a las empresas alrededor de 2.000 millones de euros al año. A su vez, el Banco de España señaló el pasado mes de febrero que el incremento del sueldo mínimo podría suponer la destrucción de 125.000 puestos de trabajo, aunque el supervisor se basó en meras estimaciones. Sin embargo, los datos del paro y de afiliación a la Seguridad Social en el primer semestre del año, de momento, no le han dado la razón.

Consecuencias directas e indirectas de la subida del SMI

La primera consecuencia directa de la subida del SMI en la economía en general es el aumento del consumo. Si nos suben el sueldo generalmente gastamos más dinero, nos compramos más cosas, salimos más e incluso nos planteamos algunos pequeños o grandes cambios de vida como comprar una casa o cambiar de coche. Esto es muy positivo para el conjunto del país, ya que ese movimiento genera actividad y a su vez conlleva la creación de puestos de trabajo, es un círculo vicioso.

Por otra parte, como consecuencia indirecta, la subida del SMI puede traer dificultades de contratación en las pequeñas y medianas empresas. Con el aumento del salario también sube el coste del trabajador y muchas empresas no pueden hacer frente a estos costes. El aumento de los salarios no afecta de igual manera a las grandes corporaciones que a una empresa familiar, por ejemplo. A pesar de todo esto, según los informes de Randstad y Cepyme, son las grandes corporaciones las que han experimentado una mayor destrucción de empleo, alrededor del 0,6% en el primer trimestre del año, mientras que las pymes generaron casi 60.000 nuevos puestos de trabajo en ese periodo.

La empresa paga casi 400 euros por trabajador

España es un país de pymes, en 2018 casi el 95% de las empresas españolas no superaban los diez empleados, según un estudio del Instituto de Estudios Económicos. Este tipo de compañías son las más afectadas por los efectos colaterales de la subida. Cuando una persona cobra el nuevo SMI, es decir 900 euros al mes, -1.050 euros con las pagas prorrateadas-, la empresa paga aproximadamente 1.500 euros en total por ese trabajador, unos 400 euros más de lo que percibe el empleado. Esto incluye lo que la empresa abona al estado en gastos de Seguridad Social, de formación, aportaciones al Fondo de garantías salarial, jubilación, prestación por desempleo, etc. Por tanto, el empresario pagará unos 6.200 euros al año por cada trabajador, lo que supone un aumento de coste por trabajador de aproximadamente un 28%, desde que se acometió la subida.

¿Qué le supone al trabajador?

Para el empleado la subida ha sido algo muy positivo, el coste de la vida ha aumentado mucho los últimos años, por ejemplo, los alquileres llevan años subiendo y esas subidas no se corresponden con los sueldos. Con este último ascenso, España se sitúa como el décimo país de la Unión Europea con mejores SMI. Luxemburgo tiene un sueldo fijado de 2.071 euros mensuales, Irlanda de 1.656 euros al mes y Holanda aproximadamente de 1.600 euros.

El Gobierno calculó que el decreto beneficiaría automáticamente a más de dos millones de trabajadores. Los empleados que no cuentan con un convenio colectivo que regule su relación laboral son algunos de los más beneficiados con este cambio. A un lado se sitúan los empresarios, que se sienten agraviados por los efectos de este decreto y sienten que están perdiendo mucho dinero, y en el otro los trabajadores que abrazan la ley porque ven una mejora en su calidad de vida. Habrá que esperar para saber los verdaderos efectos y sus consecuencias.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.