Economía y Empresa - Junio 2019

Transformación digital desde las personas y para las personas

  • "Medir e interpretar es el modo de ir ganando confianza en un entorno en el que cada compañía es diferente y no existen soluciones únicas ni sencillas"
  • "Para que la transformación se produzca son necesarias personas con capacidad, experiencia, actitud y ganas para definirla, planificarla y sobre todo empujarla"

Empresa de reciente creación, IXAS Value acumula, entre su equipo, más de dos décadas de experiencia en procesos de transformación digital, con un amplio conocimiento sobre la complejidad que encierran las organizaciones y sus procesos de cambio. Actualmente centra su labor en un ámbito que la digitalización parece haber dejado atrás: las personas.

¿Cómo se entiende desde IXAS Value la transformación digital?

La transformación digital es la adaptación a una nueva manera de hacer las cosas. En un momento dado surge una disrupción que se llama Internet, y que lo revoluciona todo. Ante esa nueva realidad, las personas hemos reaccionado cambiando nuestra manera de hacer y de vivir: trabajamos, compramos, nos informamos, relacionamos y divertimos de un modo más ágil, inmediato y sencillo. Ahora somos digitales, globales y multitarea, buscamos experiencias, damos y buscamos feedback constante y nos sobreexponemos. Entre tanto, las compañías están adaptando sus productos/servicios, el modo en que los ofrecen y cómo se gestionan para lograrlo de un modo eficiente. Esta adaptación o transformación digital supone una adopción de nuevas tecnologías, metodologías y actitudes que impactan sobre la estrategia, los modelos de negocio, los procesos, pero, sobre todo, sobre las personas que son, a fin de cuentas, el corazón de las organizaciones.

¿En qué consiste ese proceso?

El mundo lleva más de 20 años inmerso en una revolución digital que está exigiendo a las compañías transformarse. En esa transformación digital han comenzado por redefinir su tecnología, los productos/servicios, sus modelos de venta, marketing y distribución e, incluso, sus procesos. Han construido y hecho eficientes nuevos canales de comunicación con sus clientes y potenciales clientes, han trabajado sobre nuevos modelos de negocio y adaptación de los modelos existentes a las nuevas posibilidades, se han enfocado en la recogida, tratamiento y entendimiento de los datos, y se han preocupado de digitalizar y automatizar sus procesos. Lo han hecho o están haciendo bien, pero aún les queda lo más complejo: ser capaces de que el grueso de las personas de la organización siga, contribuya y empuje la transformación. Este es el mayor reto, aunque, bien es cierto que da miedo. Para minimizarlo, hay que saber hacia dónde ir. ¿Están preparadas las personas de las organizaciones para ese cambio? ¿Se pueden transformar las organizaciones sin extender esa transformación a sus personas?

Es el momento de centrarse en las personas…

Sí, ese es el paso que les falta a muchas empresas. En los últimos años, los empleados han ido recibiendo inputs de nuevas herramientas de trabajo y nuevos procesos, pero nadie se preguntaba si las personas podían, querían o sabían asumir esos cambios, lo que a la práctica se traducía en compañías que iban a dos velocidades, con áreas en las que la digitalización estaba más integrada y con otras que no.

Para que la transformación se produzca son necesarias personas con capacidad, experiencia, actitud y ganas para definirla, planificarla y sobre todo empujarla. Por este motivo, las compañías buscan recursos en el mercado para transformar sus organizaciones, para completar su proceso de transformación digital, pero se encuentran con que el mercado no puede atender esa demanda. Y ahí surge el reto: para cambiar mi organización tengo que cambiar a las personas porque buscar nuevos perfiles en el mercado es difícil y costoso.

Esa reflexión les llevó a enfocarse en los Recursos Humanos…

Sí, en trabajar la transformación digital de las organizaciones desde las personas y su gestión. Los departamentos de Recursos Humanos han sido los grandes olvidados en la transformación digital. No ha sido una prioridad para las empresas, pero ahora y en los próximos años estamos seguros de que lo va a ser. Solo aquellos que transformen la función de Recursos Humanos y las personas de su organización, podrán ser competitivos a medio plazo. Por eso, desde IXAS Value nos enfocamos ahí. Nuestro objetivo es facilitar, ayudar y apoyar a las compañías en la definición y optimización de su proceso de transformación digital, sobre todo en el ámbito de las personas. Aprovechamos nuestra experiencia, conocimiento y bagaje sobre transformación digital en otras funciones, como marketing, tecnología y negocio, para ayudar en la transformación del área de personas.

¿En esa transformación es clave la propuesta de valor como empleador?

Sí. La propuesta de valor como empleador (EVP) es lo que las compañías entregan a los empleados a cambio de su trabajo. Hay variables tangibles, como el salario y los beneficios sociales; otras intangibles, como el respeto o la colaboración; y otras exógenas, como el entorno de trabajo.

Con todas esas variables se construye el producto con el que cuenta la compañía para atraer y retener talento. Ese producto debe de ser customizable, medible y colaborativo. Customizable, porque no esperamos la misma respuesta de la empresa para la que trabajamos cuando tenemos 25 años, que cuando tenemos ya tenemos una familia o cuando tenemos 60. Medible, porque es el único modo de gestionar el cambio y la incertidumbre. Colaborativo, porque no todos los empleados queremos ni necesitamos lo mismo, depende de nuestro sector, el mercado y el entorno.

Con una EVP bien adaptada a la compañía lograremos empleados más alineados con la organización, lo que se traducirá en un mayor compromiso y productividad, una menor rotación y absentismo y, sobre todo, una predisposición mayor al cambio.

La evaluación, definición y construcción de esa EVP es una de las grandes líneas de servicio de IXAS Value.

¿Y una vez creado el producto?

Hay que llevarlo al mercado laboral, lo que se denomina employer branding. Llegados a este punto, son fundamentales la segmentación de nuestro público, la coherencia de nuestra imagen y la EVP, y el uso de los canales digitales. No obstante, no podemos perder de vista que el mejor employer branding lo desarrollan los propios empleados, tanto actuales como antiguos. Ellos trasladarán al mercado un EVP percibido y su experiencia. Ésta última, junto a una correcta definición de la EVP, son los principales caballos de batalla del employer branding.

¿El siguiente paso se centra en la experiencia del empleado?

Sí, la EVP hay que trasladarla internamente de un modo eficiente y efectivo, de modo que la percepción de la propuesta de valor por parte de los empleados (EVP percibido) se aproxime al máximo a la que se ha definido. La EVP y cómo se traslada a través de la comunicación interna y los procesos corporativos es lo que acabará configurando la experiencia de empleado.

Unos procesos ágiles, flexibles, automatizados, autogestionados y que otorguen capacidad de decisión a los empleados son la base de una buena experiencia de empleado. Si a esto le sumamos un buen modelo de comunicación interna, priorizando mensajes y canales, entregando la información que cada empleado necesita en el momento adecuado y potenciando a los mandos intermedios en sus labores de comunicación conseguiremos que nuestros empleados sean más eficientes y, por tanto, tengan los espacios, ganas y energía necesarios para cambiar. Entonces será el momento de empezar la transformación.

¿Cómo?

La transformación digital se traduce en cambiar el modo en que hacemos las cosas, tanto como personas como organizaciones. Cambiar siempre da miedo y genera barreras, nuestro objetivo debe ser reducir esos miedos y minimizar o superar esas barreras. Para lograrlo, es necesario contar con un plan, objetivos y acciones claras y concretas, y ser capaz de comunicarlo eficazmente. Para construir el plan, lo primero es entender en qué punto nos encontramos (en cuanto a conocimientos, experiencias, actitudes y aptitudes) y "soñar" con el futuro que queremos y necesitamos. A partir de estos dos puntos, se trata de definir un camino concreto, sostenible, viable y, sobre todo, medible. Este camino, sin duda, deberá contemplar elementos como el liderazgo, la capacitación, la cultura y los modelos organizativos, que deberán irse desarrollando conforme a las necesidades de cada organización y a sus momentos de compañía.

Desde el ámbito de transformación cultural de IXAS Value analizamos y ayudamos a definir y construir el camino con estrategias y planes de acción que se adaptan a las necesidades, ritmos y puntos de partida de cada organización.

Todo cambio genera incertidumbre…

Efectivamente, y la manera de minimizar esa incertidumbre es sabiendo que los pasos que vamos dando nos llevan en la dirección que queremos ir. Para lograr este objetivo nuestra mejor herramienta son los datos. Medir e interpretar es el modo de ir ganando confianza en un entorno en el que cada compañía es diferente y no existen soluciones únicas ni sencillas. Desde el área de Analítica de RRHH de IXAS Value, tratamos de colaborar con las organizaciones en identificar los indicadores que mejor expliquen el impacto de las decisiones tomadas y, una vez identificados, ayudamos en su elaboración, validación y entendimiento.

¿Cómo afrontan cada proyecto?

Sobre la base de tres premisas. La primera es que las organizaciones no son entidades mecánicas sino orgánicas, esto es, no funcionan como una máquina en la que si no funciona una pieza se cambia por otra. La aproximación no debe ser mecanicista porque cada persona es única y hay que darle tiempo y espacio para el cambio. La segunda premisa es que la transformación debe ser viable y sostenible. La tercera, que nadie cambia si no quiere cambiar, de manera que, desde IXAS, proponemos un modelo de trabajo que no consiste en llegar y cambiar a las personas, sino en desarrollar los cambios con ellas.

¿Tienen en marcha alguna nueva iniciativa orientada a nuevas formas de hacer en Recursos Humanos?

Sí, estamos trabajando en la construcción y lanzamiento de un observatorio de eNPS en España. El objetivo es lanzar una plataforma gratuita, confidencial y pública de recogida y evaluación de eNPS para España, en la que puedan participar tanto empresas como particulares y obtener unos valores de referencia válidos por áreas geográficas, sectores … Invitamos a los que estén interesados a sumarse a esta iniciativa a contactar con nosotros a través de nuestra web www.ixas.es. 

vea aquí más información">vea aquí más información

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin