Antes de 1980 en España no existía ninguna normativa reguladora sobre las condiciones térmicas de los edificios. Por ello, más de la mitad del parque de viviendas tiene una antigüedad de más de 40 años.