Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos

El impacto del SMI en las Pymes

  • Ofrecido por el Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos

Llevo mucho tiempo, como muchos otros, señalando el impacto negativo que están teniendo las subidas del SMI en estos años en las pymes. Y hoy quiero contárselo con un ejemplo real, de una pyme tipo como tantas hay en nuestro país.

Empezaré con algún dato, que seguro ustedes ya conocen, pero no viene mal refrescarlo. En febrero de 2022 contábamos en España con 2.899.796 pymes de menos de 50 empleados. Esto es, el 99% del total de empresas de nuestro país. Estas empresas, daban empleo a 8.085.271 personas, lo que suponía el 49% del total empleo privado en nuestro país.

Solo dos datos más. Empresas entre 1 y 9 empleados había a la misma fecha 1.126.681 (lo que se denomina micropymes), que daban empleo a 3.393.930 personas. Esto es, una media de 3 empleados por empresa.

En mi ejemplo, voy a utilizar una microempresa con 4 empleados. Un empleado recién entrado, al que hay que formar durante meses en las tareas que va a llevar a cabo. A estas alturas, creo que es difícil dudar de que son las empresas las que soportan realmente la formación dirigida al empleo para una persona que acaba de finalizar sus estudios y se incorpora al mercado laboral.

La empresa cuenta con dos personas más, que llevan ya algún tiempo en la compañía y conocen bien las tareas que deben llevar a cabo. Por último, cuenta nuestro ejemplo con un supervisor, que asigna las tareas, con un mayor grado de conocimiento del trabajo a llevar a cabo. A menudo, esta tarea la asume el propio empresario.

Nos llevan diciendo que una subida de 35 euros la puede asumir cualquiera, que no es dinero. Antes de poner mi ejemplo, les expongo para su reflexión: si el dueño del bar donde desayunan cada mañana les subiera 20 céntimos el café, ¿Cuál sería su opinión? En todo caso, no podemos ver la subida de 35 euros de forma aislada, pues no ha sido la única subida del SMI en los últimos 3 años. Se lo voy a explicar.

En 2019, el salario mínimo interprofesional estaba en 735 euros, considerando las 14 pagas pertinentes, el sueldo de una persona que entraba en ese perfil era de 10.290 euros al año. Sin imputar costes de seguridad social. Hemos pasado a 1.000 euros a principios de 2022, lo que eleva a 14.000 euros anuales el coste mínimo para el empleado que accede a una empresa, más el impacto de las cotizaciones sociales.

Con el resto de los empleados, no podemos quedarnos por debajo del coste del recién entrado, más sabiendo que su aportación a la empresa es mayor que la del recién entrado, por lo que nos vemos en la obligación de incrementar también sus prestaciones. Veamos el ejemplo con la empresa de 4 empleados:

En plena crisis, el empresario de nuestro ejemplo (insisto, se refiere a un caso real) ha tenido un impacto negativo de 20.510 euros. Un presupuesto en sueldos y salarios que en tres años ha crecido un 39%, más la subida de las cotizaciones sociales. ¿Y los ingresos? Ante esta situación, lo más normal es despedir, porque no hay para pagar. Y es mejor pagar a tres que echar a todos. 

No hablamos de personal no contratado como consecuencia de la subida del SMI. De lo que estamos hablando es del encarecimiento de una partida tan importante para las pymes como los sueldos que, en empresas de tan pequeño tamaño solo puede salir del sueldo del empresario. Porque ni en 2019, ni en 2020 ni en 2021 se ha trasladado esta subida de costes a los precios y, por si fuera poco, muchas pymes han sufrido la paralización de sus ingresos. 

Nos está pasando con el SMI lo mismo que con otras modificaciones normativas. Esto es como el ajedrez, donde se debe considerar el efecto de cada jugada en los siguientes movimientos de nuestro contrincante. Porque modificar una variable tiene efectos colaterales en otras variables. Y esto es lo que pasa con el SMI.

No se trata de los 35 euros de la subida de este año, se trata del efecto de las subidas de los últimos tres años, y la consecuencia que tiene en los pequeños y medianos negocios, que son a quienes afecta el SMI. A las grandes empresas, este tema no les preocupa. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin