Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos

Más madera, es la guerra

Cada día, dedico, generalmente por la mañana que es cuando aún tengo algo de tiempo para la reflexión, unos minutos para hacer autoanálisis y autocrítica sobre mi posicionamiento en todo este lío que ha generado la crisis sanitaria. No quiero ocultarle a nadie que cuando escucho mis declaraciones en radios y televisiones, o cuando las leo en prensa o en los medios digitales, hasta yo me escandalizo. Y procuro reflexionar sobre si no estaré equivocado. Uno es de carne y hueso, por lo que podría estar equivocándome. Y ojalá estuviera equivocado.

Después de hacer mi reflexión, hago un repaso a gran parte de los medios nacionales. Y es ahí cuando me doy cuenta de que, estando o no equivocado, las cosas no marchan bien. No se trata solo de que los indicadores económicos sean mejores o peores, es también por el batiburrillo (mejor no separar en dos la palabra) de ideas, noticias, globos sonda… con los que nos desayunamos cada día, que más bien reflejan un gran caos de gestión que un plan estratégico de país.

Pido perdón a nuestros gobernantes, que seguro discrepan de mis afirmaciones. Pero eso es lo que se percibe desde fuera. Y es una pena que, quizás en el Gobierno con más carga comunicativa de cuantos recuerdo, se pueda estar percibiendo la gestión como un auténtico caos si de verdad existe una estrategia definida.

Lo último con lo que nos topamos hace unos días es el plan 2050. Y me surgen numerosas dudas al respecto. La más importante reside en cómo podemos tener un plan para dentro de 30 años, pero no cerramos la estrategia para los próximos meses. Nos hablan de subir los impuestos, las cotizaciones de la seguridad social, ERTE con menos deducciones y ventajas… mientras nos llegan noticias de que el Congreso anula el alza del impuesto de matriculación, los riders están en contra de la ley que les convierte en empleados por cuenta ajena o Europa habla de contención fiscal.

Ahora más que nunca es necesaria la paz social

Y, por si fuera poco, un posible error de cálculo enfrenta en mal momento a la CEOE con el Gobierno por su aparente apadrinamiento de Conpyme. No es buena idea tratar de utilizar estas artes para parar a la patronal o, al menos, dar la sensación de que se está intentando. Ahora más que nunca es necesaria la paz social. Desgraciadamente, llevamos unos meses asistiendo a movimientos políticos que han generado efectos negativos en la economía.

Según la gran mayoría de los Gestores Administrativos, que conocen bien la realidad de los negocios en nuestro país, hasta 2023 o después no saldremos de la crisis. Probablemente conozcan bien la bola de nieve que se ha generado en las PYME, en forma de deudas, para suplir la caída de los ingresos; y va a costar digerir el incremento en el servicio de la deuda mientras no se superen los niveles de ingresos precovid.

Por todo ello, y porque quiero dejar de ser el portador de malas noticias, pido a nuestros gobernantes y a los responsables de los agentes sociales, a la oposición y a la sociedad civil en general, que nos pongamos manos a la obra para construir un futuro confortable.

Se lo debemos al país. Pero también se lo debemos a nuestros jóvenes, que no deberían pagar nuestros errores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin